Tratamiento y signos de la atrofia vaginal

Reducir las molestias es clave para la mujer

 
 
Es muy importante eliminar los síntomas de atrofia vaginal para mejorar las relaciones sexuales. Según los expertos, el dolor corta la relación sexual aunque esta sea muy positiva, ya que el dolor de la atrofia paraliza.
 
 
 
Otros factores que hay que tener en cuenta:
 
-    El tabaco produce incremento en el metabolismo estrogénico y se asocia su consumo con mayor atrofia vaginal.
   
-    Las mujeres  con  actividad sexual tienen menos síntomas relacionados con la atrofia vaginal. El mayor número de relaciones sexuales se asocia a una mejor elasticidad tisular, mayor lubricación por incremento de la vascularización debido al estímulo mecánico y por tanto, una mejora en los síntomas.
   
   

Síntomas de atrofia vaginal

 
•    Picazón e irritación en las paredes genitales
•    Aumento del pH vaginal, superando el 5.0 lo que puede suponer predisposición a la aparición de infecciones urinarias o vaginales
•    Inflamación y quemazón
•    Sensación de calor al orinar
•    Secreciones vaginales blanquecinas o leucorrea
•    Irritación por frotamiento en las paredes vaginales
•    Sequedad y escasa hidratación
•    Dispareunia o dolor durante el coito
•    Sangrado después del coito

 

 

Tratamiento de la atrofia vaginal

La atrofia vaginal se puede tratar con lubricantes y preparando el coito de una forma más larga, dedicando más tiempo a los juegos sexuales, aunque generalmente se trata con hormonas locales, un estrógeno local, bien de origen vegetal o bien de origen químico.

Para la vagina se usan un tipo de estrógenos básicos, estrona, estradiol y estriol, la estrona la producen los ovarios y las suprarrenales en muy pequeña cantidad, el estradiol lo producen los ovarios.
 
  Tratamiento de la atrofia vaginal
 
•    La  estrona es una hormona ovárica que desencadena la proliferación de la mucosa uterina antes de la ovulación.
   
•    El estradiol supone el 90 por ciento de los estrógenos que produce una mujer y cuando se produce el fallo ovárico la paciente no los produce y se pierde la turgencia en las mamas, la actividad hormonal y sexual, aunque esto último no siempre es dependiente. El estradiol es absorbido perfectamente por la vagina pero puede ser cancerígeno de forma periférica. Si se le administra a una mujer una cantidad por encima de lo que produce puede suceder que haya una estimulación en una zona pre-cancerosa.
   
•    El estriol es un estrógeno débil que se dedica fundamentalmente a la periferia, mejora la calidad de la piel de las mujeres, de las zonas erógenas y de la vagina aunque no es tan potente como el estradiol pero tiene menos efectos secundarios. El estriol no va ni al sistema central, ni a matriz, ni a ovarios, ni a mamas, se queda solo en piel y mucosas, por lo que se usa el estriol que se pone en la vagina, con buenos resultados. El estriol resuelve el 80 por ciento de los problemas. Pero cuando las mujeres han tenido un cáncer de mama, explican los expertos, es muy difícil tratarlas con hormonas, ya que preocupa el riesgo de que rebrote el cáncer.
   
   

Atrofia vaginal: cremas hidratantes y lubricantes

 
Existen otros tratamientos a tener en cuenta si no se puede, o no se quiere, utilizar un tratamiento hormonal en caso de sufrir atrofia vaginal, principalmente las cremas hidratantes y los lubricantes:
 
Se puede utilizar de forma regular cremas hidratantes vaginales, complementado el tratamiento con lubricantes para su utilización durante la actividad sexual. Esto que mejorará las relaciones disminuyendo o eliminando el dolor. Este tratamiento se recomienda en mujeres con síntomas leves o moderados derivados de la atrofia vaginal.
 
 
Su objetivo es el alivio de los síntomas, especialmente la sequedad vaginal. Las cremas aumentan la hidratación del colágeno en la vagina pero no mejoran epitelio vaginal. Su utilización no cambia los cambios atróficos relacionados con la disminución de los estrógenos pero proporciona alivio sintomático. Las cremas hidratantes deben ser utilizadas una o más veces por semana.
 
 
Además del uso regular de la crema hidratante, la utilización de un lubricante durante la relación sexual puede reducir la irritación causada por el roce del tejido vaginal. Son productos solubles en agua, en base de aceite, glicerina o silicona.
 
 
Marta Conde