Sequedad vaginal, uno de los síntomas más comunes

Todos los tratamientos utilizados deben garantizar la higiene íntima

 
     

Dispareunia: Sequedad vaginal

 

Uno de los síntomas que más aparece en las consultas de Ginecología es la sequedad vaginal. Algunos estudios señalan que el 5 por ciento de todas las mujeres que acuden a una visita ginecológica tienen dispareunia relacionada con la sequedad vaginal, un porcentaje tres o cuatro veces mayor en las mujeres durante la menopausia.

La causa más frecuente de la dispareunia, -fuera de la menopausia o de las causas hormonales- es una infección generalmente o una inflamación de origen diverso. También existe una predisposición psicológica que hace desagradable el coito: puede ser por problemas de pareja o porque sus primeras relaciones hayan sido traumáticas.

 

 
Pero la edad no debe ser un pretexto para no tener una vida sexual saludable, según la Encuesta Nacional de Salud Sexual realizada a personas mayores de nuestro país el 62,3 por ciento de los hombres y el 37,4 por ciento de las mujeres son sexualmente activos.
 

 

La sequedad vaginal, según la encuesta VIVA, de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, es el síntoma vaginal más frecuentemente referido y está asociada a dispareunia y disuria (molestias al orinar). Problemas que citan con frecuencia las pacientes con una menopausia "no sintomática" y por tanto, poco tratada, pero que afecta a relación sexual de la paciente.
 
A pesar de que la sequedad vaginal es uno de los principales motivos de la dispareunia hay que consultar siempre con un especialista,  ya que se puede sufrir dolor por otros motivos, como la paciente R.C.: "Yo tengo dispareunia profunda debida supuestamente a mi útero en retro (útero en posición ladeada)".
 

 

Dolores de raíz psicológica

 
Muchos dolores o dificultades en el coito se deben a problemas psicológicos. La terapeuta sexual y de pareja Rosa Sanz, educadora afectivo-sexual comenta uno de los casos que más le ha llamado la atención: "Fue una mujer joven, que era médico, comenzó con dispareunia, por no acudir a tiempo a la consulta, terminó haciendo un vaginismo (imposibilidad de penetración). Decía que a ella el pene no le cabía, estaba convencida de esto, a pesar de haber atendido partos. Con la terapia, se solucionó la disfunción. En este caso, ella llegó a la dispareunia por una primera vez con dolor y posteriormente se reforzó el problema por el miedo."
 
La dispareunia provocada por trastornos psicológicos se puede clasificar de la siguiente manera:
•    Primaria: el coito siempre ha sido doloroso para la mujer.
•    Secundaria: la mujer ha mantenido con anterioridad relaciones sexuales no dolorosas.
•    Completa: el coito resulta doloroso en cualquier circunstancia o postura.
•    Situacional: el dolor se experimenta en condiciones específicas o en determinadas posturas.

 

El vaginismo es una causa bastante común de dispareunia, que provoca la constricción involuntaria de la vagina debido a los músculos pubocogícceos que al tensarse pueden causar incomodidad sexual, sensación de ardor, contracción, dolor o inhabilidad para penetrar.

Además de los problemas psicológicos y la sequedad vaginal hay un motivo de dispareunia cada vez más frecuente en las consultas: las infecciones, especialmente las causadas por hongos
 

 

Dispareunia: Dolores de raíz psicológica

Tratamiento de la dispaureunia

 
El tratamiento de la dispareunia depende de su causa. En el caso de sequedad vaginal se recomiendan cremas hidratantes o una crema con estrógenos, si sufre una infección su médico le recetará un tratamiento antibiótico o antimicótico. Las enfermedades de transmisión sexual tienen un tratamiento más específico, al igual que las enfermedades de la piel.
 
Para tratar la sequedad vaginal causada por atrofia vaginal, se recomienda los tratamientos hormonales tópicos de estriol -el estrógeno más débil de cuantos produce la mujer-, ya que al ser un principio activo eficaz para el uso local se reduce la absorción general en todo el cuerpo y con ello la incidencia de efectos secundarios.
 
 
 
Si no se encuentra una causa orgánica que justifique el dolor, se recomienda abordar el problema desde una perspectiva psicológica; analizar la relación de pareja, los sentimientos de culpa, experiencias pasadas, y posibles traumas como abusos sexuales, maltratos, o violación.
 
 
 
Tratamiento de la dispareunia   La terapeuta sexual y de pareja Rosa Sanz, educadora afectivo-sexual anima a las parejas a asistir a una consulta: "Mi consejo es que superen la vergüenza porque en la mayor parte de los casos, si se acude a un especialista se puede mejorar mucho y darle la solución. Hay que tener en cuenta que, cuanto antes se trate, más fácil va a ser erradicar el problema.

Para las parejas les diría que fuesen comprensivas y que les animen a buscar ayuda profesional. También les animaría a que fueran a la primera cita, con sus parejas, para que el profesional les ayudara a entender la situación por la que está pasando la mujer, ya que éstas, frecuentemente, no se sienten comprendidas por su pareja, todo lo contrario, se sienten presionadas."
 
Los especialistas insisten en que las mujeres afectadas por dispareunia deben utilizar productos
que garanticen la higiene íntima.

 

Marta Conde